domingo, 2 de mayo de 2010

Tomadura de pelo a la sueca



Los escuchas y te cautivan. Tienen aquello que sólo unos pocos saben exprimir: talento. Un sonido que no te deja indiferente y una voz femenina que provoca una especie de regresión que me transporta a los vinilos de Cocteau Twins y la divina Elisabeth Fraser. Se llaman Jj.
Ya que tocan en Barcelona, vamos a hacer los honores a la 2 de Apolo y a vivir en directo su puesta en escena. Después de escuchar su disco "nº 3", las expectativas eran altas.
Pero resulta que este duo de suecos son unos cachondos. Tocaron con desgana y desidia, la música estaba enlatada en un mac que a ratos funcionaba y a ratos no, canción dedicada a Ibra con imágenes del futbolista en un video y el público gritando "paquete", al guitarra se le rompe una cuerda, se pone triste, se levanta de su silla, abraza a la cantante y abandona el escenario para no volver. Y todo esto, en un concierto que duró la friolera de... ¡30 minutos! De nueve y media a diez de la noche, ni más ni menos.
Cuando desaparecieron, el espectáculo ya no estaba en el escenario sino en la cara que se le quedó al respetable. Pero todo muy cool porque nadie dijo ni pío. Pero uno que ya lleva muchos años de concierto en concierto fue a la búsqueda y captura del promotor de dicho concierto para pedir explicaciones. Que si son raritos, que si son los punkies del siglo XXI, que sus conciertos siempre duran media hora,... "oye que os invitamos a un par de copas y te regalamos un par de discos del grupo".
En resumen, descubre y disfruta de Jj en tu ipod. Pero si vuelven a venir a Barcelona, ni se te ocurra ir a uno de sus conciertos. Se hacen los suecos, en el más estricto significado de la expresión.

7 comentarios:

Danielillu dijo...

con David Bisbal, esto, nunca te hubiera pasado

Jaume Solé dijo...

Amigo Luis,
Espero impaciente su ácido comentario. No me negará que se lo he puesto en bandeja.

Jaume Solé dijo...

¿David Bisbal? Eso es pasarse al lado oscuro.

Luis, el azote de Jaume dijo...

Pffffffffffffffff... no me atrevo a hacer ningún comentario. Conciertazo. El mundo indie es lo que tiene. Antes un músico era un artista, y le cabían dos variantes (con todos sus matices): o la profesional o la desbocada. Ambas daban espectáculo en directo. Ahora cualquier matao depresivo y lleno de acné con un ordenador y una conexión telefónica en su habitación hace -entre polución nocturna y polución nocturna- un disco que, por rarito, hace las delicias de otros inadaptados con gafas de pasta como ellos. Y puede que el disco esté bien, oiga.
No digo que no. Pero ah, amigo, luego hay que subirse a un escenario y defenderlo en directo. Y para eso ya no sirve cualquiera. Y por eso es por lo que s epaga una entrada. Pero como el público de ahora va a los conciertos a dejarse ver, les da lo mismo la calidad de la entrega o lo que se vea on stage.

Por suerte no todos son iguales, pero yo también he visto, en mi larga etapa de pseudoperiodista musical, más de uno-y de 20- conciertos sonrojantes. Afortunadamente, también he visto jovenzuelos dándolo todo con entrega y/o talento.

En fin, que cuando al menos a nosotros se nos emborrachaba en directo y caía del escenario Jeffrey Lee Pierce de The Gun Club, parecía un tío torturado, no un nene mimado al que no le funciona la guitarrita.

Bueno, eso, que no quiero hacer comentarios, pfffffff...

Ah, una cosa más: ¿y para qué quieres el cd? ¿Ya te acordarás cómo se usan? Ojo, que no se puede conectar directamente al Ipod, eh?

Jaume Solé dijo...

Lo dicho, se lo he puesto en bandeja.
Y totalmente de acuerdo con el concierto mítico de Lee Pierce (retozando en el suelo medio borracho) en Zeleste del carrer Argenteria.

Josep M. dijo...

pues chatos yo estuve el sábado en la plaza odissea del Maremagnum viendo a los Raveonettes en primera fila del escenario i gratisssssss!!! pero que caña de concierto nens. Viva los centros comerciales enrollados !!!

C.E.T.I.N.A. dijo...

Impresionante The Raveonettes! Mucho mejor en directo que en cd.