viernes, 21 de abril de 2017

Orgasmo vinícola














Queda claro que en este establecimiento del carrer Verdi se respira vino. Pero también queda muy claro que desde que estás frente al local, a punto de de entrar, se respira creatividad. Todo, absolutamente todo, está pensado para que sea una experiencia (incluso el lavabo... no os perdáis cómo lo definen). Los materiales que se han utilizado para decorar la tienda, la iluminación, ladrillos rojos, la distribición de espacios, la disposición de las botellas de vino, el diseño gráfico,...

La Festival, que así de llama esta bodega (si es que así podemos definirla), tiene un claim que juega con la onomatopéyica en inglés: "The place to vi". Lo encuentro sencillo y genial a la vez.
También dispone de 10 surtidores con vinos a granel que huyen de las clásicas barricas de bodegas de antaño y que se sirven en una botella de vidrio que responde al nombre de "Orgànic & Orgàsmic".

Y por supuesto, también encontrarás una selección de vinos excepcionales que clasifican de la siguiente y original manera: D´un sol glop, Per un bon tiberi, De traca i mocador.

¿Quieres un orgasmo organoléptico y visual? En La Festival te lo provocan.


1 comentario:

AMAJAIAK dijo...

Hace poco pasé por allí, cuando estaba "Xupet Negre" pintando