jueves, 16 de febrero de 2017

Piedad









Que las hordas graffitteras respeten tu pulcritud y tengan piedad de ti!
Realmente sería una pena que alguien mancille esta pequeña obra de arte restaurada una vez iniciada su nueva vida en el carrer del Pí.